Los calentadores solares H2SOL son una herramienta eficáz para la obtención de agua caliente para los más diversos usos. Se pueden utilizar de forma individual o conectarlos en paralelo para grandes consumos. Están configurados para 150, 200 o 250 litros.

 
   


Los sistemas empleados para aprovechar la energía solar pueden ser de diversos tipos. Los más conocidos son los sistemas con paneles fotovoltáicos o térmicos. Los paneles fotovoltáicos convierten directamente la energía solar en energía eléctrica y los colectores solares (o calentadores), en cambio, transforman la energía solar en calor que puede aprovecharse para la producción de agua caliente. Bajo este principio se basan los calentadores solares H2SOL. El calentamiento de agua por calentadores solares es muy común en países altamente desarrollados tecnológicamente, como Alemania, Israel, Grecia, España o Estados Unidos. Los calentadores solares son utilizados incluso en regiones como Alaska, cuya ubicación geográfica y la radiación solar durante el año es menos favorable que la que encontramos en el Uruguay.

Ventajas

Tomando en cuenta que la energía solar no tiene costos, podemos ver reducido considerablemente el gasto en otras fuentes de energía como el gas o la electricidad que pueden incrementar su precio con el paso del tiempo. La inversión en un sistema de calentador solar H2SOL tiene resultados inmediatos, y a lo largo del año puede comenzar a marcar una gran diferencia con los sistemas tradicionales para el calentamiento de agua. Además se contribuye de manera importante en la reducción de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, y se mejora de forma significativa la calidad de aire.

Instalación y Mantenimiento  
esquema

estructura

instalación

diagrama
Proceso de Instalación

1 - Manejar con cuidado durante el transporte y montaje.
2 - El calentador solar debe fijarse con los tornillos y tuercas suministrados en el embalaje.
3 - La válvula de escape no debe ser obstruída por ningún elemento. Su función es la de servir como vía de escape de exceso de agua y presión. No se debe conectar a ninguna tubería o el depósito resultaría dañado por un exceso de presión.
4 - El armazón frontal y trasero deben de ser conectados por los contrafuertes, y luego instalar el depósito sobre el armazón.
5 - Colocar las fijaciones ABS en el armazón inferior y presentar el depósito en sus agujeros de sujeción.
6 - Colocar los anillos antisuciedad en los tubos de vacío y humedecer la junta para facilitar la colocación de éstos en los agujeros del depósito.

IMPORTANTE: los tubos de vacío pueden llegar a alcanzar 270ºC si se instalan sin agua en su interior o se dejan descuidadamente expuestos al sol durante el montaje. Si a ésta temperatura se introduce agua fría, se romperán inmediatamente, por lo que se deberá prestar especial atención para evitar estos problemas.

Siga los siguientes consejos:

* No descuide los tubos de vacío al sol fuera de su embalaje durante el montaje.
* Llene los tubos de agua antes de colocarlos. Una vez finalizada la instalación, llene el depósito, o bien:
* Cubra los tubos después de la instalación durante 3 horas para que se enfrien y luego llene el depósito.

7 - Después de colocar los tubos en el depósitco, ajustar su posición y fijar los tornillos de sujeción.

8 - Conectar la tubería de agua al depósito. Esta tubería debería estar aislada para evitar pérdidas de calor. Si ha instalado el calentador eléctrico, puede situar los cables con la tubería dentro del aislamiento para evitar la exposición de éstos.


MANTENIMIENTO

Estos productos pueden ser utilizados en cualquier temporada y su vida está por encima de 25 años con un sencillo mantenimiento:

1 - En áreas de extrema sequía y mucho polvo ambiental, el polvo se depositará en la superficie de los tubos, reduciendo la eficiencia, por lo que una sencilla limpieza anual con agua, sobre los tubos y los paneles reflectantes es aconsejable. Si se producen precipitaciones normalmente, no es necesario este procedimiento.

2 - Limpiar las incrustaciones calcáreas: dependiendo de la zona y de la calidad del agua, se producirán más o menos incrustaciones calcáreas en el interior del depósito y de los tubos, reduciendo la eficiencia de los mismos. Es recomendable limpiar el interior con algún producto anti-cal cada 1 o 2 años. En circuitos cerrados con intercambiador, no existe este problema.